Luis Vilariño: «Yo me castigo mucho, soy mi mayor crítico»

"Nunca habíamos trabajado de forma tan profesional como lo estamos haciendo este año"

618
Team Vilariño
- Publicidad -

Tras varios años ausente de las competiciones y tras un retorno intermitente el año pasado en plena pandemia, Luis Vilariño comenzó a desvelar desde inicios de año algunas de las cartas con las que jugará la partida de la temporada 2021: la incorporación de Álex «Kuku» Noriega como copiloto, el cambio de coche (Skoda Fabia R5 Evo 2) y una mayor preparación en la pretemporada son algunas de esas nuevas bazas. Precisamente, entrevistamos al piloto de Palas de Rei tras una jornada de test sobre tierra en Pobra de Trives para conocer cómo se encuentra y cómo afronta la competición este año.

Primera jornada de test sobre tierra en esta pretemporada… ¿cómo te encuentras, qué sensaciones has tenido?

Bueno, de momento bien, de menos a más. Nunca había rodado en tierra, con lo cual para mí es todo nuevo. Afortunadamente, como vengo contando todo el año con la ayuda de Álvaro Muñiz, me está facilitando mucho el aprendizaje, porque en esto primeiro hay que gatear, después andar y después correr. Nosotros estamos aprendiendo a andar y todavía nos quedan más kilómetros, pero esperamos salir de aquí preparados para hacer bien la temporada.

¿Por qué son tan importantes para ti estas pruebas sobre tierra y cuáles son las principales diferencias que notas con el asfalto?

Es muy importante particularmente para mí, porque nunca he rodado en superficie de tierra y la conducción, las trazadas, es todo completamente diferente al asfalto. Si nos plantáramos en un rallye sin hacer estos test chocaríamos seguro, tendríamos un accidente, y no seríamos en absoluto competitivos. La conducción es muy distinta: las frenadas hay que hacerlas mucho más largas y no en una; el coche derrapa mucho más; hay que tener mucho más cuidado con el gas, a la hora de acelerar, porque si no el coche derrapa muy fácil y se cruza; no se va tan rápido o, por lo menos, de momento en este tramo no vamos a las mismas velocidades que en el asfalto… cambia absolutamente todo. Los reglajes, las ruedas… tampoco las conozco. Tenemos que probar diferentes compuestos de ruedas para ver cuáles agarran más y cuáles menos. En el compuesto de la tierra hay como una arenilla, una grava, que patina mucho y cuando se limpia la carretera pasas a tierra y eso sí que agarra mucho más… entonces, antes de llegar, tienes que verlo con los ojos y, como digo, estamos aprendiendo a hacerlo aquí.

Concretamente, ¿qué características tiene este «tramo Barbeirón»?

Es un tramo con 4.200 metros de longitud… no es un tramo rápido, ya que solamente metemos cuarta un par de veces, pero es un tramo muy complicado porque es estrecho, con muchos árboles en los laterales de la carretera, lo que significa que si te vas un poco largo en las curvas puedes chocar y es peligroso. Tiene muchas rasantes, con lo cual tiene muchas zonas ciegas en las que tienes que tener confianza en el coche para pasarlas y en las notas del copiloto, y después tiene muchas curvas lentas con desnivel. La verdad es que yendo rápido aquí es un buen test para poder atacar los rallyes este año.

¿Y cómo va el entendimiento con el «nuevo» copiloto y con el coche?

Con el copiloto, perfecto. Ya venimos de correr en Lloret y ya venimos un poco rodados. Al ser nueva la unión de los dos necesitamos entendernos, pero eso no me preocupa. Eso sabemos que con la experiencia de ambos… en muy poco tiempo. Ya aquí va muy bien y será absolutamente perfecta. Con el coche, es la primera vez que conduzco un coche como este, un N5, que es de menos prestaciones que el que llevamos nosotros, un R5, pero desde luego me está gustando y para el objetivo que tenemos hoy creo que es perfecto.

¿Y cómo valoras el décimo cuarto puesto en el Rally Lloret de Mar?

Bueno, yo me castigo mucho a mí mismo, soy mi mayor crítico, y el error del primer tramo, un poco absurdo, y la falta de conocimiento del coche nos llevó a perder mucho tiempo. Pero justo en el tramo siguiente, de noche, sin focos casi, hicimos scracth y luego hicimos cinco scratchs, es decir, hubiéramos ganado el rallye seguro sin ese error, pero… La valoración es positiva porque «Kuku» y yo fuimos de menos a más en entendimiento; con el coche fuimos de menos a más, probamos muchas cosas y tenemos unas conclusiones muy positivas. Mandamos el informe de las ruedas a Hankook, a Alemania, y el feedback es bueno. Desde luego, nunca había trabajado de forma tan profesional como lo estamos haciendo este año y a ver si da sus frutos a final de año.

¿Qué sensaciones estás acumulando, qué expectativas tienes para la competición?

Vamos de menos a más. Es imposible que estemos en un top 3 en los campeonatos que vamos a correr, pero si puede ser un top 5 mejor que un top 10, y si puede ser un top 10, mejor que un top 15. No tenemos tampoco las expectativas más allá de superarnos a nosotros mismos y de volver a competir después de muchos años de ausencia y, si tenemos alguna alegría por el camino, pues mucho mejor. Sobre todo, demostrarle a la gente que nos apoya que hay un retorno de ese apoyo y que pueden confiar en nosotros.

Nuevo coche, nuevo copiloto… ¿qué más novedades va a haber esta temporada?

Va a haber muchas novedades, lo que pasa es que de momento no estoy en disposición de decirlas porque, antes de comunicar una cosa, tiene que ser 100% seguro. Pero sí, va a haber novedades de todo tipo. Este año la mayor novedad ya es esta, que estamos en tierra, en una superficie que jamás había tocado en mis 20 años de competición. Entonces, va a ser un año muy nuevo en todo.

En cuanto a «Kuku», ¿cómo se gestó su incorporación al Team Vilariño después de su etapa de inactividad?

Bueno, «Kuku» antes del Rallye de Canarias me llamó, me dijo que ya estaba bien, recuperado de la enfermedad, y que tenía ganas de competir. Yo lo conozco desde hace muchos años, tuvo experiencia incluso en rallyes del Campeonato del Mundo, y para el proyecto de este año necesitábamos tiempo y experiencia. «Kuku» reúne las dos cosas, aparte de ser un amigo, porque, al fin y al cabo, una temporada larga son muchas horas en hoteles, muchas horas dentro de un coche, y es tan importante el feeling personal como el que hay dentro del coche. Lo tenemos y es una persona muy motivada, estamos trabajando con el apoyo de gente importante de las carreras, ayudándonos. Las piezas del castillo son buenas, ahora a ver si damos construido el castillo.

Por segundo año consecutivo, los rallyes que se celebren van a ser rallyes en pandemia. ¿Cómo os condiciona esto a los pilotos?

Lo más raro es correr sin público, porque, incluso cuando te sales en alguna curva, no hay quien te ayude a sacar el coche. Ese ambiente cálido del público, de la gente, notas que no lo hay en los rallyes. Tiene otras cosas positivas, porque hay que reconocer que se están haciendo las cosas de otra manera: ya no hay tanto papel, ya los copilotos llevan más cosas en formato digital, todo es más rápido, la verificación de los coches… La pandemia ha obligado a hacer cosas mejores de lo que se estaban haciendo. Pero yo lo que más noto, sin duda, es la falta de público, en los parques cerrados… en Lloret aún había bastante gente, en el final del rallye, pero el público es lo que se nota.

Para terminar, ¿algo que anunciar en cuanto a los patrocinadores del Team Vilariño?

De momento, estamos pendientes de este mes de marzo cerrarlos… hay muchas negociaciones avanzadas, llevamos dos meses trabajando en los despachos, y espero que en breve pueda hacer el anuncio de la presentación del coche, que la haremos para enseñárselo a todo el mundo y con ellos a nuestro lado.

- Publicidad -